TDAH Y MEDICACIÓN

Con frecuencia me encuentro con padres de niños y niñas con trastorno por déficit de atención con sin hiperactividad que manifiestan muchas dudas en cuanto la pertinencia o necesidad de que su hijo tome medicación. Voy a aclarar algunos aspectos que quizás sirvan de ayuda a esas familias.

Antes de emitir una sospecha de TDA con o sin hiperactividad es necesario realizarle al niño una evaluación psicopedagógica que determine si hay alguna alteración en los procesos atencionales, en la regulación de la conducta y en las funciones ejecutivas; así como desvelar sus capacidades cognitivas y otros trastornos que puedan estar asociados y que dificultan la obtención de unos resultados académicos aceptables, el establecimiento de unas buenas relaciones con el entorno y un buen nivel de bienestar personal. Una vez que de esta evaluación obtengamos indicios de este TDAH, debemos

también recoger, a través de profesores y padres, información sobre las conductas que manifiesten hiperactividad, impulsividad y/o déficit de atención. A partir de aquí, teniendo en cuenta la información anterior, será un neurólogo infantil o un psiquiatra infantil el que diagnostique un TDA con o sin hiperactividad; y es, en este momento,  cuando el facultativo, si lo encuentra pertinente, ofrezca un tratamiento farmacológico.

Sabemos que el TDAH tiene una base genética y que su expresión depende de factores ambientales. Sabemos también que este trastorno tiene una base neurológica; quiero decir con esto que el déficit de atención, la impulsividad y la falta de control se relacionan con anomalías en la producción de ciertos neurotransmisores; y sabemos que ciertos psicoestimulantes favorecen la regulación  de esa producción y por tanto mejoran en el paciente su autocontrol, su déficit de atención y su impulsividad.

¿ Qué sucede cuando el niño toma psicoestimulantes?  Cuando el niño comienza con la medicación puede responder mejor a las exigencias escolares; puede estar más tiempo concentrado y con  mejor calidad atencional, puede tener más control de sus conductas y ofrecer respuestas más adaptadas en los entornos en los que se relaciona. Esta mejora en la autorregulación le va a permitir obtener éxitos visibles que a su vez le refuerzan para que ciertas conductas deseables se establezcan definitivamente.

De cualquier manera debemos saber que este tratamiento farmacólógico no es suficiente, pero si necesario. Las investigaciones realizadas hasta el momento confirman que en los casos de TDA con o sin hiperactividad es necesaria una intervención multimodal ( farmacológica, psicopedagógica , escolar y familiar); ya que el niño debe desarrollar habilidades relacionadas con los hábitos de estudio y  las estrategias de aprendizaje ; debe ,además, ser más tolerante a la frustración, con una mayor autorregulación de su conducta inhibiendo respuestas impulsivas y  aprender a demorar las recompensas. Insisto en que todos estos aspectos no se resuelven con la medicación, ya que esta sólo le ayudan a regular su funcionamiento neurológico que a su vez le abrirá puertas para realizar esos nuevos aprendizajes con más rapidez y con más calidad. El tratamiento farmacológico, por tanto, será un apoyo que optimice los programas de intervención psicopedagógicos y escolares establecidos para cada caso.

¿ Cuáles erán los pasos a dar para una familia cuando tengan sospecha de que algo está pasando con su hijo?

En primer lugar solicitar una evaluación psicopedagógica completa, que determine la situación actual del niño; y si fuera el caso, dictamine una sospecha de TDA con o sin hiperactividad.

En segundo lugar acudir a un neurólogo o psiquiatra infantil especializado, si puede ser,  en este tipo de trastornos, que confirme dicha sospecha. En esta sesión , es conveniente exponer al especialista todas las dudas acerca de la medicación para poder entender los beneficios que el niño obtendrá de dicho tratamiento, su duración y sus posibles efectos secundarios. Sólo después de este momento los padres deben decidir si consideran beneficioso o no suministrarle la medicación.

Quiero recordaros, que en Centro Nexos, consideramos que los niños deben ser tratados con especial cuidado; que cada una de las decisiones que se tomen respecto a ellos deben ser meditadas y analizadas con mucho rigor, ya que una mala medida puede retrasar su evolución, con el coste esto tiene en su desarrollo personal, académico y social .  Por tanto es recomendable asesorarse siempre con profesionales especialistas, que sin duda os aportarán información que os ayuden a tomar el camino más conveniente para los niños afectados de TDA  con o sin hiperactividad.